<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

New Call-to-action

El ser o no ser de las dietas y kilometraje

Posteado por: Olga Tomàs | 02/01/2016 | Categorias: Gestión de gastos

El mundo de las dietas y el kilometraje, dentro de los gastos de empresa, tiene su complejidad. De hecho, genera dudas desde la base del concepto. A veces es difícil distinguir entre lo que se considera como dieta o qué tipo de gasto es el kilometraje, por ejemplo. Descúbrelo a continuación.

Antes de poder responder al shakesperiano ser o no ser de las dietas y kilometraje, es importante conocer la base de ambos conceptos. El kilometraje es uno de los llamados gastos de locomoción, que agrupan cualquier concepto económico relacionado con el transporte del trabajador. Se divide en:

A/ Costes del servicio: desplazamientos en transporte público como billetes de tren, avión, costes de taxi, entre otros.

B/ Costes del consumo y mantenimiento: desplazamientos en vehículo privado como combustible, desgastes, seguros, entre otros.

Por otro lado, una dieta es la cantidad económica que la empresa destina a retribuir los gastos relacionados que el empleado genera durante un viaje por trabajo. Así pues, el concepto dieta se puede dividir en :

A/ Manutención: gastos derivados de la manutención del empleado

B/ Estancia: gastos relacionados con el alojamiento

Aunque también es cierto que las dietas también cuentan con cierta flexibilidad. De hecho cada empresa adapta a sus necesidades las dietas y los conceptos que engloban. Así que en caso de querer saber más sobre la regulación de las dietas en la empresa el trabajador debe remitirse al convenio colectivo, en el marco de la política de viajes. Por otra parte, para conocer el precio del kilometraje de la empresa hay que remitirse, también al convenio colectivo. O en su defecto al convenio del sector.

Los importes de dietas y kilometraje están sujetos a modificaciones –ya sea por decisiones internas de la empresa o por causas externas como cambios en la legislación o en la fiscalidad–. Se suelen fijar actualizaciones anuales o para varios años, añadiendo el incremento del IPC y a veces un porcentaje adicional.

Por otra parte, que generalmente se pueden encontrar unos límites a lo que se considera dieta y kilometraje, y  lo que no.

No se considera kilometraje:El ser o no ser de las dietas y kilometraje

  • Multas de  tráfico y aparcamiento.
  • Movilidad con el vehículo no relacionada con el negocio.

No se consideran dieta:

  • Aunque parezca obvio, las comidas y viajes no relacionados con el negocio.
  • En caso de recibir invitaciones. Las dietas no son acumulativas, se gastan o se pierden. Si el trabajador ha aceptado una invitación, pierde el derecho a la dieta que le hubiese correspondido.
  • Dietas extra a la manutención contratada.
  • Gastos personales que no son indispensables para desempeñar la labor profesional.

Así pues, el concepto de dietas y kilometraje es flexible aunque la empresa debe tener muy claro, y marcarlo así en su política de gastos de viaje, cuáles son los límites. Además, también es indispensable el orden y supervisión en la gestión que evitarán agujeros conceptuales por donde se cuele la mala gestión y el fraude.

zp8497586rq

Informe kilometraje 2016