<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

En qué consiste el control financiero permanente

Posteado por: Sandra Teruel | 04/10/2014 | Categorias: Control financiero

Frente al control financiero clásico, que se basa en un exhaustivo control de todas las operaciones, en los últimos años se está planteando, sobre todo en los países anglosajones, un tipo de control especialmente diseñado para proporcionar una seguridad razonable con un enfoque más general: se trata del control financiero permanente.

Este nuevo modelo de control interno se caracteriza por intentar generalizar el control y la fiscalización mediante el diseño e implantación de procesos centralizados y gestionados por unidades de intervención de control financiero. Este sistema es especialmente recomendable para empresas públicas o compañías privadas de gran tamaño y complejidad, donde conviven y se interrelacionan diversas filiales y líneas de negocio.

En líneas generales, el control financiero permanente consiste en verificar de manera continua el funcionamiento de la organización desde el punto de vista económico y financiero, comprobando que se esté cumpliendo la normativa legal y las directrices marcadas por la dirección ejecutiva.

Objetivos del control financiero permanente

El control financiero permanente debe plantearse y ejecutarse en función de los siguientes objetivos:

  • Verificar el cumplimento de la legalidad y normativa fiscal.

  • Comprobar que la gestión económica de cualquier empresa o ente público está siendo eficiente y eficaz.

  • Mejora continua de procedimientos de gestión económica-financiera.

  • Detección de errores, desviaciones y áreas susceptibles de ser mejoradas.

Ejecución del control financiero permanente: el plan anual

El mecanismo habitual de ejecución del control financiero permanente es mediante la formulación de un plan anual. Este plan anual consiste en:

  • Determinar las áreas de procedimientos de gestión administrativa y financiera que necesitan ser controladas o supervisadas.

  • Diseñar una serie de pruebas o verificaciones que permitan al equipo de control financiero comprobar si se están consiguiendo los objetivos o, por el contrario, se detectan errores o problemas.

  • Definición por escrito de las actuaciones a llevar a cabo para paliar los defectos, siendo ideal realizar propuestas de mejora continua.


iStock_000031710460_Medium

 

La experiencia demuestra que los resultados obtenidos con el control financiero permanente son satisfactorios en la gran mayoría de casos, en especial en lo que respecta a las propuestas de mejoras continuas en la gestión económica, financiera y en el control los aspectos fiscales. No obstante, los resultados únicamente son realmente altos y tienen continuidad cuando, una vez planteadas las mejoras, se ponen en marcha planes que garanticen su efectiva implantación y correcto seguimiento.

 

Post relacionados:

 

guia de bolsillo sobre control financiero