<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Cómo controlar el flujo de efectivo

Posteado por: Sandra Teruel | 15/09/2014 | Categorias: Control financiero

El flujo de efectivo es, junto al balance general y el estado de resultados, uno de los estados financieros básicos, lo que significa que su control es crucial para la buena marcha de cualquier empresa, compañía u organización.

iStock_000028877370_Medium

El flujo de efectivo, o flujo de caja, es un informe de resultados que muestra el efectivo de una empresa tanto a nivel de ingresos, como de pagos y saldo y  abarca el presente y períodos futuros. Su control es absolutamente necesario  para poder proyectar las necesidades de efectivo de la empresa en la actualidad y en el corto, medio y largo plazo.

La predicción del efectivo mediante estrategias de control financiero permite  reflejar, de una manera precisa y cuantitativa, los objetivos fijados por las empresas a corto plazo, mediante el establecimiento de los programas oportunos, sin perder tampoco la perspectiva a medio y largo plazo.

Elementos del flujo de efectivo

El flujo de efectivo, también denominado presupuesto de caja, está conformado por los siguientes elementos principales:

  • Entradas de efectivo.

  • Desembolsos de efectivo.

  • Flujo neto de efectivo.

  • Efectivo inicial.

  • Efectivo final.

  • Saldo mínimo de efectivo (que se debe mantener siempre en caja).

  • Financiamiento total requerido (si hay déficit).

  • Saldo de efectivo en exceso (si hay superávit).

Objetivos del control del flujo de efectivo

En definitiva, el control del flujo de efectivo consiste en el cálculo de las entradas y salidas de efectivo con los siguientes objetivos:

  • Conocer los sobrantes y faltantes de dinero y tomar la medidas adecuadas de inversión o financiación.

  • Identificar el comportamiento del flujo de efectivo por entradas, salidas, inversión y financiamiento y establecer un control permanente sobre los mismos.

  • Evaluar la razonabilidad de las políticas de cobro y pago.

  • Medir la liquidez de cualquier organización.

Manejar eficientemente el flujo de caja significa tener un control sobre los cobros y pagos, así como los libros financieros del negocio. Además de los métodos de control, el establecimiento de políticas de crédito efectivas y la optimización de los pagos mediante sistemas automatizados resultan de gran ayuda para mejorar el proceso.

 

Post relacionados:

 

guia de bolsillo sobre control financiero