<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Estrategias de control del estado de resultados o ganancias y pérdidas

Posteado por: Sandra Teruel | 26/09/2014 | Categorias: Control financiero

El estado de resultados de una empresa resume las operaciones derivadas de sus actividades económicas durante un periodo determinado. Este estado financiero incluye todos los ingresos generados por la empresa y también los gastos en que ha incurrido para, finalmente mostrar el resultado, que pueden ser ganancias o pérdidas.

De hecho, el estado de resultados es una síntesis de los cambios de capital y patrimonio durante un período que resultan de las actividades comerciales por lo que, de una forma clara y definitoria, muestra si se están cumpliendo los objetivos definidos por la empresa en relación de beneficios o pérdidas.

Por este motivo, el control del estado de resultados es fundamental para poder tomar acciones de refuerzo o correctivas. Dicho control servirá también como herramienta para formular la política económica y financiera de la organización.

Estrategias de control

Existen varios métodos de comprobación de que las pérdidas o ganancias estén dentro de los parámetros establecidos, normalmente al principio del ejercicio fiscal, en las estrategias generales de la empresa, compañía o negocio:

  • Estudio y comparación de ventas (ingresos), costos, gastos y utilidades de la empresa.

  • Realización de inventarios, tanto periódicos como permanentes, estableciendo unos sistemas para su administración.

  • Control de existencias.

  • Análisis de las partidas que dieron origen a unos determinados ingresos y gastos.

  • Determinación de los gastos de carácter operativo y los funcionales.

  • Segmentación de las pérdidas y ganancias por departamentos y áreas.

  • Cálculo de la rentabilidad bruta. Normalmente se utiliza como índice de referencia un porcentaje sobre las ventas, lo cual indica la rentabilidad bruta con la que opera la compañía al vender sus productos.

  • Cálculo de la rentabilidad neta. En este caso a los beneficios se le restan gastos indirectos: costes de administración, publicidad y marketing e inversiones.

 

agosto_1-1

 

El cálculo del EBITDA

En los últimos años, el indicador conocido como EBITDA (por sus siglas en inglés Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization) se ha consolidado como uno de los más utilizados para medir y controlar la rentabilidad operativa de la empresa. El EBITDA representa el resultado de la empresa antes de deducir los intereses (carga financiera), los impuestos, las amortizaciones y las depreciaciones.

El EBITDA tiene la ventaja de eliminar el sesgo de la estructura financiera, del entorno fiscal (a través de los impuestos) y de los gastos "ficticios" (amortizaciones). De esta forma, permite obtener una idea clara del rendimiento operativo de las empresas, tanto a nivel global como por filiales, áreas o departamentos.

 

Post relacionados:

 

guia de bolsillo sobre control financiero