<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

Guía sobre Gastos de Representación en PDF

3 enfoques para desarrollar una ventaja competitiva

Posteado por: Myriam Zanatta | 11/05/2016 | Categorias: Fraude interno

Teniendo en cuenta la dura competencia a la que se enfrentan las empresas de todo tipo, tener una ventaja competitiva puede significar una diferencia muy grande en el éxito de la compañía. Existen diferentes vías para lograr una ventaja competitiva, según el modelo que cada empresa quiera seguir. A continuación te explicamos tres posibilidades diferentes.

Descarga el e-book: El impacto del fraude interno en la gestión de gastos de  las empresas

Los tres principales enfoque son los siguientes:

  1. Precio más bajo: Poder reducir los costes de producción, comercialización y distribución permite a la empresa ofrecer un precio má económico. Esto es sin duda una gran ventaja, siempre y cuando no repercuta en una bajada de la calidad, ya que podría llegar a ser contraproducente.
  2. Producto de más calidad: Ofrecer un mejor producto, que supere las expectativas del cliente, también puede ser una enorme ventaja. Pero tiene que ser una mejora tangible, o al menos perceptible, ya que de lo contrario no tendrá buen resultado. También hay que tener en cuenta que esto supone invertir tiempo y recursos en la generación de ideas y en la mejora del producto o servicio.
  3. Adaptarse mejor a los clientes: La segmentación es muy positiva, saber ofrecer productos o servicios a medida del cliente, para cubrir necesidades de forma muy específica.

3_enfoques_para_desarrollar_una_ventaja_competitiva.jpg

Antes de elegir una de las tres vías, es necesario conocer bien la competencia, ya que nos posicionamos respecto a ellos, pero también los clientes y posibles clientes, para saber qué buscan, qué aprecian, sus percepciones, motivaciones, etc. No es aconsejable intentar desarrollar las tres facetas a la vez, ya que resulta muy complicado lograrlo y corremos el riesgo de no desarrollar realmente ninguna de las tres. Más vale la pena elegir una, trabajarla, y revisar la estrategia más adelante para decidir si cambiar el enfoque o buscar otras ventajas competitivas.

Una vez nos decidamos por un enfoque, hay que ser consecuente, trabajarlo de forma contínua y tener paciencia, ya que no es una cosa que se logre a corto plazo.

deteccion de fraude interno en una empresa