<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

Guía sobre Gastos de Representación en PDF

Los límites en una inspeccion de Hacienda

Posteado por: Myriam Zanatta | 16/10/2015 | Categorias: Contabilidad y fiscalidad

Con el aumento de los controles por parte de la administración, todas las empresas son susceptibles de enfrentarse a una inspeccion de Hacienda. Este proceso suele ser bastante temido, en parte por el desconocimiento de lo que representa. ¿Pueden los inspectores de Hacienda entrar en los ordenadores de la empresa? ¿Pueden acceder a las oficinas sin más? ¿Qué información pueden extraer? Te explicamos a continuación los límites de una inspección tributaria.

Los_limites_de_una_inspeccion_de_Hacienda

A menudo las inspecciones de Hacienda no necesitan de la presencia física del inspector en el establecimiento u oficina de la empresa  auditada, puesto que se suele pedir la información para que sea la empresa la que la facilite. No obstante, en caso de la personificación del inspector en las instalaciones, hay que tener en cuenta sus límites. Las áreas de acceso al público pueden ser inspeccionadas con la simple autorización administrativa de la AEAT. Por ejemplo, los ordenadores, TPVs y demás de la zona de atención al público. Pero las áreas no accesibles al público, como por ejemplo los despachos profesionales, representan el domicilio de la persona jurídica que es la empresa, y como tal su inviolabilidad está protegida por la Constitución. Es decir, que para acceder a un despacho y su contenido, por ejemplo, es necesario que el inspector disponga que de una autorización judicial expresa.

De igual modo, en caso de acceder a los ordenadores de la empresa, hay que tener en cuenta que las telecomunicaciones tienen un carácter confidencias, ya sean emails, intranets, mensajería instantánea, registros de llamadas, registros de navegaciones en páginas web, etc. Así pues, como en el caso anterior, podemos negar el acceso a esa información al inspector de Hacienda a menos que tenga una orden judicial. Y aún así, para poder extraer la información se necesitará siempre la presencia de la persona inspeccionada o un representante legal, dejando constancia de lo hecho para su posterior análisi.

Dicho esto, es muy recomendable tener una actitud de colaboración respecto a la inspección de Hacienda. Ser cooperante y no obstruir la actuación del inspector facilitará su tarea, por lo que su predisposición siempre será mayor, y todos pueden salir ganando, sobre todo cuando la empresa no tienen nada que esconder.

Auditoría contable - Whitepaper gratuito