<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

La importancia de la estrategia en la movilidad corporativa

Posteado por: Sandra Teruel | 21/10/2013 | Categorias: Gestión de gastos

Antes de empezar con la adquisición de dispositivos móviles, el primer paso que tienen que dar una empresa es diseñar una estrategia de movilidad corporativa (y de ahorro de costes, si correspondiera). De lo contrario, es muy posible que se encuentre con problemas de falta de eficacia, situaciones de inseguridad o inversiones improductivas.

Fases de una estrategia de movilidad

Básicamente, se trata de diseñar y, posteriormente, implementar una estrategia dividida en tres etapas:

  1. Definición de objetivos.

  2. Establecimientos de planes de introducción.

  3. Implantación del sistema.

Definición de objetivos

Antes que nada, debemos de definir, de la forma más pormenorizada posible, qué pretendemos con la incorporación en nuestra de tecnología móvil. Debemos encontrar respuestas para las preguntas: ¿qué necesito realmente?, ¿qué pretendo conseguir con estos smartphones y tablets?, ¿qué quiero hacer con ellos?, ¿quiero ahorrar costes y, en caso afirmativo, qué porcentaje concreto y de qué partida o partidas?....

Ya hemos visto que la tecnología móvil permite hacer muchas cosas, ganar en productividad y optimizar gastos, pero esto implica una inversión inicial y un cambio en los procesos de trabajo. Por este motivo, la definición de objetivos no puede hacerse deprisa y corriendo, hay que pensarlo bien y tener en cuenta que dichas metas pueden ser muy variadas y de ámbitos corporativos muy diferentes y, en apariencia, con poca conexión entre sí.

Ejemplos de objetivos serían:

  • En el plano económico, ahorrar un 50% de gastos en viajes de los comerciales.

  • A nivel organizativo, trasladar los cinco perfiles distintos de empleados de la compañía y diferenciarlos también en el uso de movilidad.

  • Mejorar la seguridad de la empresa a todos los niveles.

  • Sustituir los dos repositores de documentos que actualmente tiene la empresa a solo uno, pero al que se acceda en movilidad.

  • Etc.

Establecimientos de planes

Una vez definidos los objetivos, hay que trazar un plan concreto, y dividido por fases si es necesario, de adquisición tanto de los dispositivos: compra directa, renting, sistemas BYOD, etc., como del software necesario: gestión de gastos, control de tareas, etc.

Además de la adquisición, hay que plantear cómo se van a distribuir entre los empleados, qué funcionalidades concretas se van a utilizar y cómo se va a hacer.

En esta fase, conviene definir un plan de comunicación para que los empleados, que serán los futuros usuarios de esta tecnología, conozcan perfectamente las reglas del juego.

Implantación del sistema

Si hemos pensado y estructurado correctamente los pasos anteriores, lo normal es que la implantación de los nuevos dispositivos y los cambios en la rutinas de trabajo que llevan aparejados se implante de forma suave e integrada en el nuevo ecosistema de movilidad que se ha ido configurando.

Para evitar sobresaltos, permitiendo a los trabajadores que se vayan acomodando de forma fluida a las nuevas herramientas, es importante que la implantación se realice por fases, evitando además soluciones improvisadas tipo parche a los problemas que vayan apareciendo y gastos innecesarios.

Retos, oportunidades y perspectivas de futuro

En la definición de la estrategia es importante tener en cuenta los retos, oportunidades y perspectivas de futuro de la tecnología de movilidad, tanto en la propia empresa o sector como en general.

A nivel global, el principal reto de la tecnología móvil es el de la seguridad, puesto que como hemos visto es un aspecto aún muy mejorable. La sensación de inseguridad en entornos inalámbricos es tan grande que algunas grandes empresas han llegado a impedir el uso del wifi dentro de la propia organización. Tampoco se trata de llegar a estos extremos, sino de investigar y desarrollar medidas de seguridad de, al menos, un nivel similar a la transmisión de información por cable.

Un dato sorprendente en materia

de seguridad es que solo el 2% de casos

de fuga de información corporativa procede de ataques externos.

La mayoría de veces el robo de información tiene

su origen en la propia empresa, de ahí la necesidad de

gestionar bien el control del uso de las tecnologías

por parte de los propios empleados

Por otro lado, las oportunidades en el ámbito del desarrollo de software corporativo y su implantación en las empresas son muchísimas, precisamente por tratarse de un sector nuevo, que está empezando a andar y que, por lo tanto, aún tienen un gran recorrido por delante.

En cuanto a perspectivas de futuro, destacar que son muy buenas, tanto en lo que respecta a un mayor desarrollo en sectores que siempre están a la última en innovación, como en actividades nada tecnológicas, como la ayuda domiciliaria. Únicamente la falta de inversiones por la crisis puede hacer ralentizar el avance, que no pararlo, de la tecnología de movilidad.

calculadora de ahorro gastos empresa