<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Conoce todo lo que te puede aportar un proceso de BI

Posteado por: Sandra Teruel | 19/07/2014 | Categorias: Inteligencia empresarial

El Business Intelligence (BI) es una disciplina que integra información proveniente de diversos orígenes del ámbito empresarial, con el fin de proporcionar al analista un conjunto unificado de datos que le faciliten la toma de las decisiones de negocios más acertadas.

Prescindir de la utilización de una metodología de BI es una opción que sitúa a una empresa en clara desventaja frente a las organizaciones de la competencia que, por el contrario, sí basen sus decisiones en el análisis de datos.

No se trata únicamente de poder sustentar cualquier decisión estratégica en los argumentos de carácter empírico proporcionados por los datos históricos de la empresa y otras variables. Los procesos de BI abren, además, un sinfín de vías y soluciones que, hoy en día, en un contexto de máxima exigencia de acierto en las decisiones por la gran competencia y la incertidumbre económica, se han convertido en prácticamente imprescindibles.

¿Qué te puedes perder si, como responsable de una empresa o negocio, decides renunciar a la inteligencia empresarial o BI? Entre otras cosas, las siguientes:

1. Obtener un análisis transversal

El BI no realiza cortes segmentados de la empresa, sino que la ve como un todo, pudiendo relacionar datos registrados en bases de datos diferentes no solo internas o interdepartamentales, sino también externas.

2. Integrar datos

Los procesos de inteligencia empresarial permiten aglutinar y cruzar información procedente de fuentes tan diversas como: los datos originados por transacciones, información generada por la experiencia del personal, el impacto originado por decisiones en el mismo ámbito o información adquirida por la empresa procedente de fuentes externas.

3. Democratizar la información

La puesta en marcha de un proceso de BI permite la democratización definitiva de la información. De esta forma, los miembros de un equipo utilizan siempre  la misma información y, por lo tanto, comparten una visión más homogénea de la empresa o de los temas a analizar, sin que influya que, por ejemplo, se encuentren en zonas geográficas alejadas o incluso en países distintos.

4. Proporcionar capacidades analíticas independientes

Históricamente, los analistas siempre han requerido de espacios centralizados para el cómputo de listados analíticos o estadísticos, lo que suponía una dependencia muy fuerte que restaba autonomía y agilidad a la extracción de conclusiones.

Las herramientas de BI solucionan este problema, que parecía ya definitivamente enquistado, proveyendo a los analistas de un alto grado de independencia en sus investigaciones, lo que redunda en una toma de decisiones mucho más objetivas y fiables y, sobre todo, con la rapidez que impone el vertiginoso contexto actual.   

5. Obtener informes sistematizados

Con el BI es posible la generación sistemática de informes, lo cual significa que el ejecutivo o persona responsable de tomar decisiones puede estructurar un informe, conservarlo e incorporar fácilmente datos nuevos, por lo que en todo momento se dispone de información actualizada, analizada y de sencilla visualización.

6. Lograr inteligencia competitiva

Con el proceso adecuado de BI se pueden obtener no solamente datos internos, sino también recabar información y hacer acertados pronósticos sobre las compañías de la competencia, sus productos, proveedores y clientes reales y potenciales. Sin duda, un aspecto de primer orden a la hora de lograr ventaja competitiva en el sector.

7. Minimizar la incertidumbre

El BI se sustenta en la generación de un flujo permanente de información confiable, actualizada organizada y presentada de tal forma que se reduce el riesgo que toda decisión estratégica de cierta magnitud conlleva para una empresa.

8. Poder analizar las consecuencias de cada decisión

Una de las posibilidades más potentes del BI es que puede aportar un precálculo de los comportamientos derivados de las posibles decisiones a tomar. De esta forma, se pueden realizar ensayos de diversas decisiones y, finalmente, elegir la más adecuada.

Para llegar a valorar en su completa dimensión las aportaciones del BI, es necesario comprender que la información es la materia prima de todas las decisiones y que, por lo tanto, estas serán mejores a raíz que se intensifique la calidad, cantidad y tratamiento de dicho elemento primario.

Toma de decisiones

 

Post relacionados:

videotutorial sobre inteligencia empresarial para los viajes de empresa