<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Cómo usar la información de una empresa para tomar las mejores decisiones

Posteado por: Sandra Teruel | 18/06/2014 | Categorias: Inteligencia empresarial

La información es poder y en el ámbito empresarial el principal poder es tomar las decisiones de negocios, estratégicas y operacionales correctas en cada momento, logrando así un plus de eficiencia, productividad y mejora de los procesos y de la calidad que nos sitúe en situación de ventaja frente a la competencia. 

La inteligencia empresarial, también denominada inteligencia de negociosBusiness Intelligence (BI) se compone de una serie de metodologías, herramientas y técnicas que permiten transformar los datos de una empresa, en un principio desordenados y dispersos, en información estructurada y útil. A partir de aquí, la organización podrá tomar decisiones idóneas tomando como base el análisis de dicha información.

Transformando los datos en decisiones correctas

 

Toma de decisiones en la empresa

Una empresa únicamente va a beneficiarse de unas decisiones óptimas que le permitan una mejora continua de los procesos, logrando así una rápida adecuación a las nuevas necesidades del mercado, mediante la definición de una estrategia de inteligencia empresarial dividida en las siguientes fases:

1) Definición de objetivos

Los datos deben estar al servicio de los objetivos de la empresa y nunca al revés. Concreción, exhaustividad, realismo y posibilidad de ser cuantificados y medidos son los cuatro pilares en los que se debe sustentar la definición de dichos objetivos o metas.

2) Formación de grupos de trabajo

Una vez se tienen los objetivos claros, llega la hora de formar equipos de mejora con los profesionales idóneos (expertos en los departamentos a mejorar y algunos de ellos con formación en política de calidad y mejora continua). Dicho grupo humano debe contar con los recursos funcionales y económicos suficientes para planificar y poner en marcha las mejoras decididas.

3) Tratamiento y depuración de datos

Apoyándose en el uso de herramientas de automatización, se deben seleccionar los datos realmente útiles, eligiendo los indicadores apropiados para los objetivos propuestos. También es muy importante realizar una labor de depuración y limpieza de dichos datos, unificando formatos y eliminando los duplicados o fallos que podrían inducir a errores. 

La información más valiosa emana de la propia empresa. Pero la gran cantidad de datos que estas suelen tener almacenados en sus bases son como un diamante en bruto que hay que depurar, pulir y analizar para que sea verdaderamente útil. Aquí es donde entra en juego la inteligencia empresarial

4) Análisis y toma de decisiones

Ya tenemos los datos convertidos en información de calidad. Ahora, sin perder de vista los objetivos iniciales, se puede proceder a su análisis, utilizando para ello una metodología apropiada y sistematizada, En estos momentos, el equipo de trabajo ya se encuentra en condiciones de aportar valiosas ideas de mejora que, una vez implantadas, deberán someterse a un proceso de validación y seguimiento.

La inteligencia empresarial o Business Intelligence, gestión por procesos, mejora continua de la calidad y automatización de procesos (Workflow) son términos que están muy de moda en la nueva cultura de las organizaciones y los negocios. Se trata de conceptos muy interrelacionados, que se aglutinan alrededor de la tecnología, la estadística y el análisis de datos para establecer mejoras en las dinámicas y circuitos de trabajo y hacer pleno en las decisiones operacionales y estratégicas.

 

 Post relacionados:

videotutorial sobre inteligencia empresarial para los viajes de empresa