<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Finanzas fuera del departamento financiero

Posteado por: Jordi Carrillo | 30/03/2017 | Categorias: Control financiero

Existe la lógica tendencia a asociar todo aquello que tiene que ver con los números de la empresa (costes, márgenes, precios…) al departamento financiero. El gestor de la caja o tesorería. Pero nada más lejos de la realidad, las finanzas tienen relación con todos los departamentos de la empresa. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo.

Descarga el e-book: Manual de bolsillo para el control financiero

finanzas-fuera-del-departamento-financiero1.jpgCualquier actividad de un departamento o empleado de la empresa tiene un impacto económico directo en la misma. Ya sea porque se debe pagar un precio por realizarla o aunque sea gratuita, al hacer ésta se deja de realizar otra actividad diferente (lo que entendemos como coste de oportunidad). 

En ese sentido, se tiende a ver a los componentes del departamento financiero de la empresa como aquellas personas a las que hay que convencer para poder llevar a cabo cualquier proyecto. Celosos guardianes del dinero, a ojos de algunos pueden parecer en contra de toda iniciativa. Pero lo que sucede en ocasiones, es que aquellos que están solicitando una nueva inversión no tienen en cuenta todas las implicaciones, financieras, de la misma.

Para poder valorar en qué medida una actividad de otro departamento tiene consecuencias importantes sobre las finanzas de la empresa, se deben tener en cuenta algunos elementos básicos de toda inversión.

  • Importe de la misma. Cada empresa tiene una dimensión y unas posibilidades económicas, que se traducen en los máximos importes que pueden invertir. Por tanto, cualquier planteamiento debe tener en cuenta esa medida, con el fin de calibrar si es asumible por su empresa o no. Y todo ello con independencia de que por otros parámetros (como podría ser la rentabilidad esperada) sea muy interesante realizarla.

  • Retorno esperado: nos referimos en este caso al plazo en que una inversión debe generar suficiente rendimiento para pagar su coste. Sin entrar en cálculos complejos, debemos tener presentes los recursos que tiene una empresa para invertir en un proyecto, y la complejidad que supone comprometer la mayoría de ellos en uno solo.

  • Márgenes esperados sobre la misma: uno de los parámetros básicos de cualquier inversión es el margen que se espera obtener de la misma. Así, si se plantea invertir un dinero debemos tener muy presente si el margen previsto se ajusta al que tiene esa empresa. Con un matiz muy importante, estamos hablando de expectativas y no de certezas. A diferencia de cuando la empresa está vendiendo sus productos habituales (donde ya conoce márgenes, mercado del mismo y su rendimiento) en el primer caso se está intentando saber qué sucederá en el futuro.

guia de bolsillo sobre control financiero