<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

guía práctica para la deducción del IVA

Las claves para deducir el IVA de la gasolina

Posteado por: Myriam Zanatta | 07/11/2018 | Categorias: Cómo deducir el IVA

La gasolina es uno de los gastos más importantes cuando tenemos viajes de empresa. Sin embargo, a la hora de deducir el IVA de esos pagos, la mayoría de los empresarios tienen dudas ya que la ley no es nada concreta en cuanto a qué tipo de desembolsos podemos contabilizar. Aquí te contamos algunas de las claves para poder deducir los gastos en combustible.

Descarga el e-book: Devolución del IVA: cómo convertir los justificantes en  facturas deducibles

deducir iva gasolina.jpgEn primer lugar, hay que tener en cuenta que desde 2012, existe la posibilidad de deducirse la totalidad de las cuotas del IVA pagadas al repostar combustible, aunque el vehículo implicado no se dedique íntegramente a la actividad de la empresa.

Eso sí, hay que poder probar el grado de utilización del automóvil en relación con la actividad económica o el trabajo desempeñado, es decir, acreditar que el gasto en gasolina deriva de visitas a clientes o proveedores efectuadas en días hábiles a una localidad distinta a la de la empresa. Sirven, por ejemplo, una factura firmada por un cliente, órdenes de visitas firmadas y selladas por el cliente también, etc. Si son documentos externos a la empresa mejor.

Teniendo en cuenta esto, deducir IVA al 100% por gasolina para un coche que no sea propiedad de la empresa, aunque se haya utilizado con fines profesionales, resulta muy complicadoLa administración tributaria establece ciertos criterios para que un gasto sea fiscalmente deducible y es por ello imprescindible conocerlos a la hora de realizar las autoliquidaciones trimestrales del IVA:

  1. El primero de ellos es que haya una correlación entre los ingresos o ventas de la empresa y los gastos que pretendemos deducir. En esta línea, para que podamos repercutir en nuestra contabilidad el IVA de la gasolina de un viaje de empresa, ese traslado debe estar relacionado con una actividad comercial que tenga su repercusión en la facturación de la compañía. 

    Para ello podemos recurrir a la agenda de visitas, los itinerarios realizados, albaranes, facturas y cualquier otro tipo de actividad que demuestre ante Hacienda que el consumo de combustible se debe a motivos profesionales y no personales.

  2. La siguiente clave a tener en cuenta si no queremos que una inspección de Hacienda deje sin efecto las dietas gasolina.jpgdeducciones practicadas en nuestras autoliquidaciones tiene que ver con la documentación. En este sentido, todos los pagos que queramos deducir como gastos de empresa deben tener su correspondiente factura (fecha, lugar, cliente, firma de éste si necesario, etc.). El documento debe contar con todas las formalidad es previstas en la normativa y el gasto tiene que estar correctamente registrado en la contabilidad de la empresa. En caso contrario es más que probable que Hacienda sólo permita la deducción del 50% de los gastos asociados al vehículo, lo que acarrearía posteriores problemas con la declaración del IVA correspondiente (recargos,intereses, etc).

    Los dos elementos más importantes a la hora de deducirnos el IVA de la gasolina por nuestros viajes de empresa son la existencia de factura y la correlación entre el traslado y la actividad empresarial.

  3. También es importante tener en cuenta otro factor que está relacionado con el grado de afectación del vehículo a la actividad empresarial. En este sentido, mientras que en algunos supuestos como los vehículos destinados al transporte de pasajeros o mercancías la Agencia Tributaria acepta que su afectación es total, no sucede lo mismo con otro tipo de coches.

    En efecto, mientras que los utilizados por agentes comerciales para sus visitas o los usados para las auto escuelas se consideran destinados exclusivamente a la actividad empresarial, en el resto de los casos Hacienda estima que podremos deducir solo el 50% de los gastos por gasolina, siempre cuando se cumplan los elementos señalados anteriormente.

En resumen, a la hora de deducir el IVA de los gastos por combustible que afrontamos durante nuestros viajes de empresa, debemos acreditar que el traslado está relacionado con nuestra actidad empresarial, que el vehículo utilizado está total o parcialmente afectado a ella y que contamos con las facturas correspondientes debidamente registradas en nuestra contabilidad.

exprimiendo facturas: guía práctica para deducir el IVA