<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

Guía sobre Gastos de Representación en PDF

Cómo ser madre trabajadora y no superwoman

Posteado por: Olga Tomàs | 01/03/2016 | Categorias: Gestion empresarial

El día a día de la madre trabajadora es como una carrera de obstáculos. El síndrome de superwoman se ha reforzado hoy con un contexto laboral más competitivo que nunca. Descubre cuáles son los signos de que te estás convirtiendo en una superwoman y cómo puedes combatirlos.

Descarga el e-book: El ADN del travel manager español

Que no te engañe el nombre, ser superwoman no es positivo. La vida cotidiana de la madre trabajadora se ha convertido en una lucha continua para conseguir las metas marcadas. Día tras otro aguantas la exigencia en los distintos campos de tu vida, quieres ser una gran profesional y una gran madre, esposa y mucho más. Una de las claves para intentar combatir el estrés que genera dicha condición de “superheroína” es saber optimizar el tiempo y tener claras las prioridades diarias. Dicen que las personas más productivas no cuentan los días a través de las horas sino que son conscientes de que cada uno de los minutos de su jornada es importante.

Uno de los primeros pasos para saber si estás desarrollando este síntoma, tan frecuente en la madre trabajadora de hoy, es reconocer los señales de que la transformación ha empezado.

Algunos de ellos son:

  • Necesidad de tenerlo todo bajo control. Un control exagerado de tus tareas y las de las personas que te rodean en tu vida laboral y familiar.
  • Posiciones extremas. Todo debe estar perfecto porque, sencillamente, está perfecto o está mal. No existen los grises.
  • Siempre tienes la sensación que tus obligaciones no paran de crecer.
  • Vives en el futuro sin aprovechar el presente. Una lucha incesante de objetivos que te parecen inalcanzables.

Cómo ser madre trabajadora y no superwomanClaves para combatir los síntomas:

  • Marca tus prioridades. No se puede llegar a todo al mismo momento.
  • El tiempo es limitado. Prescinde de aquellas tareas en tu ámbito profesional y personal que van en contra de gestionar de una manera óptima tu tiempo. La tecnología puede ser tu gran aliada.
  • Aprende a encontrar tiempo para realizar tus tareas prioritarias pero también para tomarte un descanso cuando es necesario.
  • Reserva un espacio de tiempo a la semana para hacer cosas que te transmitan el placer de vivir

Así pues, la clave para ser una mujer trabajadora y no morir en el intento es la optimización del tiempo y los recursos tanto en la vida laboral como la familiar. Una afirmación fácil de decir pero quizá muy difícil de hacer. Por eso es de vital importancia la organización y la simplificación de tareas. Dedicar tiempo y esfuerzo a tareas que no son prioritarias van a entorpecer poder cumplir tus objetivos. Además, la interminable lista de cosas por hacer que toda madre trabajadora tiene en mente, tal y como su nombre indica, es interminable. Así pues, marcarse objetivos ajustados y disfrutar de la satisfacción de conseguirlos te va a permitir pensar en positivo y aumentar tu productividad tanto en el trabajo como en casa.

zp8497586rq

 El ADN del travel manager español