<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Comer bien durante los viajes de empresa

Posteado por: Myriam Zanatta | 28/04/2015 | Categorias: Viajes de empresa

Llevar una dieta sana y equilibrada a veces puede resultar complicado, sobre todo durante los viajes de empresa y los desplazamientos profesionales. Horarios irregulares, comidas abundantes, platos desconocidos… Descubre a continuación algunas prácticas que te ayudarán a comer bien durante tus viajes de negocios por el mundo.

En primer lugar, es primordial comer como mínimo tres veces al día, aunque es recomendable hacer un pequeño tentempié a media mañana y a media tarde. Esto es válido en casa y de viaje, así que las agendas muy cargadas y los largos desplazamientos no son excusa para saltarse una comida. Además, también es aconsejable intentar ser regular en cuanto a horarios.

Además, si no conoces un plato, por falta de dominio del idioma no entiendes la carta, es mejor no lanzarse a la aventura y pedir cosas desconocidas. Sobre todo en lugares donde la gastronomía es considerablemente distinta a la que estás acostumbrado, como en Asia, eso puede significar problemas de digestión, malestar y otras molestias a evitar.

Comerbiendurantelosviajesdeempresa

Hidratarse bien es básico, beber mucho líquido ayuda al cuerpo a estar en mejores condiciones. Pero cuidado con el alcohol. Si bien una copa de vino o un pequeño brindis con un cliente no tienen por qué ser perjudicial, hay que tener cuidado con las celebraciones demasiado alcoholizadas (por ejemplo en Rusia o en Japón con los brindis a repetición). No queremos decir o hacer algo de lo que nos arrepentiremos luego delante de clientes o socios…

Finalmente, hay una serie de medidas básicas a tomar en cuenta en caso de viajar a lugar donde la higiene puede no ser excelente. En caso de duda, beber solamente agua embotellada, que se haya abierto delante nuestro. Igualmente, evitar cubitos, que pueden haberse hecho con agua del grifo, o incluso zumos y cualquier otra bebida que, también, no sea envasada. Los alimentos crudos en general tampoco son buena idea: ni carne, ni pescado, ni verduras, ni mayonesa u otros preparados en que se puede haber añadido huevo.

duty of care: guía sobre deber de protección