<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Ideas claves para corregir las desviaciones financieras detectadas

Posteado por: Sandra Teruel | 13/09/2014 | Categorias: Control financiero

Mediante el control financiero se evitan sorpresas en el momento del cierre del periodo fiscal, ya que es el mejor método para desviaciones en los presupuestos y líneas operacionales o estratégicas de la empresa para poder corregirlas cuanto antes.

iStock_000019312888_Small

El control financiero permite saber exactamente en qué márgenes, a nivel de presupuestos, inversiones, etc., se mueve la empresa para poder compensar, equilibrar y corregir las desviaciones detectadas en los objetivos previstos.

¿Cómo corregir los problemas detectados por el control financiero?  

En la actualidad, existen herramientas informáticas de control financiero de una gran precisión y fiabilidad, capaces de detectar errores o áreas de mejora que están produciendo un desequilibrio de la empresa a nivel financiero.

No obstante, en ocasiones resulta complejo saber cuál es la causa exacta de una desviación detectada por el control financiero, puesto que un descenso de las ventas de un producto puede no ser un problema de los comerciales, ni del departamento de marketing, sino una consecuencia de fallos en la producción o de la aparición de un nuevo y fuerte competidor.

No obstante, los siguientes ideas y consejos pueden ayudar a hacer más efectiva las corrección de los problemas.

  • Contratar a profesionales verdaderamente especializados en control financiero, ya sea a nivel interno de la empresa o utilizando los servicios de una consultora externa.

  • Adquirir herramientas de control financiero de calidad y aprender a usarlas correctamente

  • Fijarse en los problemas de índole financiero que la propia experiencia o la de otras empresas ha demostrado que suelen ser habituales:

  • Inventarios excesivos: pérdidas por deterioro, almacenaje, obsolescencias, etc.

  • Exceso de facturas por cobrar y pagar.

  • Inversión en activos fijos tangibles por encima de las necesidades de la empresa.

  • Condiciones operativas de un nivel inferior a la competencia.

  • Volumen de ventas muy elevado y no proporcional a la fuente de medios propios.

  • Problemas de stock y logística.

  • Inversiones inadecuadas.

  • Gastos excesivos en algunos departamentos o partidas.

  • Desequilibrios en la situación del activo, el pasivo y/o el patrimonio neto.

A la hora de tomar las decisiones correctivas adecuadas, no se debe olvidar que las empresas y organizaciones, sobre todo si son de tamaño considerable, son como un gran engranaje donde sus diversas y múltiples piezas se interrelacionan, afectándose las unas a las otras.

 

Post relacionados:

 

guia de bolsillo sobre control financiero