<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Conciliaciones bancarias de cobro de facturas con intereses

Posteado por: Myriam Zanatta | 06/04/2015 | Categorias: Contabilidad y fiscalidad

Las conciliaciones bancarias son unos mecanismos de control interno de las empresas para asegurarse de la precisión de los estados contables y su coherencia respecto a los saldos bancarios de las cuentas de la sociedad. Se pueden conciliar muchos movimientos y asientos contables; en este post nos centraremos en el cobro de facturas pendientes que lleven intereses.

Para realizar una conciliación bancaria, la empresa tiene que verificar que los apuntes registrados en los libros de contabilidad se corresponden con los movimientos bancarios realizados, y que por lo tanto, el saldo de las cuentas bancarias es el mismo que el saldo contable. Por eso hay que tener especial cuidado con determinadas operaciones que pueden generar fácilmente o habitualmente errores o desajustes en el proceso de conciliación. Estas operaciones pueden ser por ejemplo cheques pendientes de cobro o pendientes de pago que ya están contabilizados, facturas pendiente de cobro o pendiente de pago que ya están contabilizadas, intereses ganados o pagados que todavía no se han contabilizado, etc.

Conciliacionesbancariasdefacturasconintereses

A veces, incluso se da el caso de facturas pendientes de cobro a las que se aplica intereses por la demora. Esto puede complicar aún más la conciliación, ya que es un caso un poco excepcional. Para las facturas pendientes de cobro, la empresa tiene que ajustar el balance de caja en la conciliación bancaria de los pagos recogidos.

En el documento de conciliación bancaria, se tendrá que añadir una línea para reconocer la factura pendiente de cobro. En cuanto a los intereses ganados aplicados en dicha factura, también tendrán que figurar en el documento de conciliación, en una segunda línea separada de la de la factura en sí. Así se asegura que quede constancia de estos dos desajustes, bien diferenciados para poder realizar el ajuste necesario en la siguiente conciliación con total claridad y sin embrollos.

guia de bolsillo sobre control financiero