<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

problemáticas de los gastos de representación

Viaje de incentivos: productividad y recompensa

Posteado por: Captio | 31/10/2016 | Categorias: Viajes de incentivos

Una empresa no genera beneficios por sí misma. Son las personas las que los obtienen. Casi todo el mundo posee la capacidad de mejorar en su trabajo, sea cual sea su rol (comercial, administrativo, de gestión, etc). Pero ¿qué es lo que hace que los empleados alcancen su máximo potencial?

Descarga el e-book: Viajes de incentivos: 7 destinos que son tendencia

viaje_de_incentivos.jpgEl trabajar individualmente con cada uno de ellos para ayudarles a rendir mejor puede ser efectivo, pero sin lugar a dudas, la solución idónea y más rentable es establecer un sistema de mejora del rendimiento basado en incentivos y un buen incentivo podría ser el viaje de incentivos.

El incentivo es una ayuda

No hace mucho tiempo, apareció un artículo en Financial Times titulado “Los incentivos ayudan a Volvo a conseguir un récord de ventas”. Tras este titular se encontraba la preocupación de Volvo por la caída constante de sus ventas en el Reino Unido. Para solucionarlo, decidieron establecer un sistema de incentivos, que combinaba una determinada cantidad de dinero por cada venta con otros alicientes no monetarios, como atractivos viajes de incentivos y estancias en lujosos hoteles de Venecia para cada comercial más un acompañante. Los resultados de este programa de incentivos fueron sorprendentes por el nivel de cuota de mercado conseguido.

Incentivos no económicos: por un reconocimiento al trabajo

En el mercado laboral actual existe una tendencia al alza por la que los empleados prefieren los incentivos no monetarios, lo que obliga a las empresas y - sobre todo - a los departamentos de Recursos Humanos a pensar estrategias en las que destaquen los beneficios intangibles. Este tipo de incentivos son sinónimo de reconocimiento, que en muchas ocasiones tiene más valor que el dinero en sí mismo, en la línea de la implantación de políticas y medidas sociales de conciliación e igualdad por parte de las empresas.

Diversos estudios del EAE Business School concluyen que si una empresa fideliza y compensa los buenos resultados de sus empleados podrá retener a los mejores; si construye lazos con sus empleados, crecerá el grado de satisfacción y mejorará la productividad de la empresa.

Los viajes de empresa como incentivos

Existen tanto tipos de incentivos no económicos como imaginación tengamos a la hora de definirlos. Hasta el momento en el que alguien ‘ideó’ el concepto de bono-cheque para el disfrute de servicios de salud, estética o actividades deportivas, la posibilidad de disponer de un seguro de salud o ahorro a coste cero, el acceso a cursos de formación o estudios (idiomas, nuevas tecnologías, especialización...) pagados por la empresa, un cheque gasolina, el acceso a una zona de aparcamiento gratuito, un bono de transporte público durante un determinado período, etc. ¿los habríamos contemplado como opción? Ahora lo vemos como algo normal y coherente pero no siempre ha sido así.

Los tiempos cambian y con ellos los modos de vida, los conceptos de ocio, etc. En la actualidad han vuelto con fuerza las actividades en grupo o viajes de empresa como beneficios individuales para un trabajador concreto. Además, en muchos casos, al contrario que los incentivos económicos directos, las recompensas en especie pueden no tener carácter nominativo, sino que son aprovechables al portador, por lo que pueden ser disfrutados por el empleado titular o sus familiares, ser entregados a un amigo, etc.

Los viajes de incentivos pueden ser:

Individuales (se entregan a un empleado para su disfrute personal o junto a un número reducido de acompañantes, en general, algún/una amigo/a, la pareja o la familia). Están, por tanto, más enfocados a viajes de ocio y placer, para pasar unos días o un fin de semana en un hotel tanto de zonas de playa como rurales, donde se priman la comodidad y tranquilidad y con alternativas de ocio para toda la familia.

Grupales: si bien suponen un mayor desembolso inicial para la empresa, también suelen implicar mejores resultados, al participar varias personas de la misma organización. En definitiva, son unas mezclas entre viajes de negocios y ocio, ya que suelen ser aprovechados para fomentar la actividad y cohesión entre los empleados participantes y eso se reflejará posteriormente en el día a día de la empresa.

 

duty of care: guía sobre deber de protección