<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Claves para hacer tu cierre contable 2019

Mar Calvo
New Call-to-action
Descarga el e-book: Claves para un cierre eficiente y práctico

Se acerca el final del año y llega la hora de revisar al detalle los resultados económicos en tu empresa. Es el momento perfecto para que compruebes si las estrategias llevadas a cabo van por buen camino o si es conveniente aplicar cambios. En el siguiente artículo te ofrecemos consejos para completar el cierre contable de tu empresa y analizar los gastos correctamente.

Descarga el e-book: Claves para un cierre eficiente y práctico

cierre-contable-2019El cierre del ejercicio contable es un trámite que todas las empresas deben hacer todos los años. Pero no por ser algo habitual deja de tener sus complicaciones. A la hora de comenzar a poner las cuentas al día, debes seguir una serie de pasos y tener en cuenta varias cuestiones. ¿Qué es lo que debes saber?

En primer lugar, los cierres contables son anuales, y lo más normal es que el año contable de una compañía coincida con el año natural. Por tanto, el cierre del ejercicio para este año debe hacerse antes del 31 de diciembre de 2019. Es importante que hagas el cierre siempre en las mismas fechas. De esta forma, sentarás las bases para poder comparar un ejercicio económico con otro. 

Cuando tengas listo el cierre contable, deberás presentar las cuentas en Hacienda en el plazo de 6 meses. Es decir, antes de junio de 2020.

Además, debes procurar que el año contable sea similar al anterior y refleje cierta estabilidad. Así, podrás gestionar las finanzas de cualquier proyecto con mayor facilidad.

También es fundamental que planifiques adecuadamente el ejercicio contable y que analices los datos cada cierto tiempo, asignando a cada periodo los gastos y los ingresos correspondientes. Por eso es imprescindible tener siempre las cuentas al día, ordenadas y digitalizadas.

Otro aspecto importante es el de las provisiones, que deben aparecer reflejadas con claridad en la contabilidad. Las provisiones contribuyen a la estabilidad y seguridad de cualquier proyecto empresarial, ya que permiten hacer frente a cualquier tipo de contingencia.

Evita las grandes variaciones. La Agencia Tributaria podría interpretar que estás ocultando datos o intentando defraudar. A la hora de completar la declaración del IVA, debes ser minucioso en la revisión de los datos y confirmar que no existen grandes variaciones con los ejercicios anteriores. Finalmente, debes tener buena capacidad de análisis para interpretar los datos, saber dónde buscar la información, encontrar explicaciones y adelantarte a los acontecimientos.

¿Por dónde debes empezar el cierre contable?

Comienza realizando una estimación del importe de los impuestos que deberás pagar. De esta forma tendrás una idea general de tu factura fiscal y ganarás margen de tiempo para reaccionar antes de pagar el importe a final de años. Ten en cuenta los tres principales impuestos: el impuesto de sociedades, el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y el impuesto sobre el patrimonio para empresarios y profesionales.

En el área de contabilidad, deberás revisar las operaciones más habituales:cierre-contable

  • Amortizaciones: reflejan la pérdida de valor de los activos fijos que aparecen en el balance de la empresa.
  • Ingresos y gastos aplazados: aquí se incluyen los ingresos aún no cobrados, los pagos no efectuados y los intereses devengados.  
  • El pago de la deuda a corto y largo plazo.  
  • Provisiones: como comentábamos anteriormente, las provisiones te permiten hacer frente a los gatos comunes que puedan tener un impacto en la tesorería de la empresa.

Por tanto, otro de los pasos ineludibles para realizar el cierre contable de 2019 correctamente es comprobar que la contabilidad cuadre con los asientos de los libros de cuentas.

Para poder continuar no puede haber ningún error en las cuentas establecidas en el Plan General Contable. Estas son: Financiación básica, Activo no corriente, Existencias, Acreedores y deudores por operaciones comerciales, Cuentas financieras, Compras y gastos, Ventas e ingresos, Gastos imputados al patrimonio neto e Ingresos imputados al patrimonio neto.

El siguiente paso es cerrar los libros contables, es decir el de inventarios y el de cuentas anuales. Asimismo, debe realizarse el asiento de regulación, donde quedará reflejado si la empresa a obtenido ganancias o ha perdido dinero durante ese ejercicio.

El cierre contable de 2019 no se termina ahí. Todavía falta por realizar el asiento de cierre del ejercicio y el asiento de apertura del nuevo año contable, en ese caso, el de 2020.

El cierre fiscal

De forma paralela al cierre contable hay que realizar el cierre fiscal. En el área fiscal, deberás comprobar los siguientes puntos:

  • La amortización fiscal: a diferencia de la amortización contable que ya hemos comentado, la fiscal refleja qué parte del gasto de la amortización podremos deducir en la cuenta de resultados.
  • El tratamiento fiscal de los contratos de renting y leasing que tenga la compañía.
  • El tratamiento fiscal de las operaciones que hayas realizado en el ejercicio.
  • Los dividendos y la tributación doble.
  • Los criterios aplicables a la imputación de ingresos y gastos a la base imponible, tal y como se establece en el artículo 11 de la LIS.
  • Las deducciones de los beneficios e incentivos de la inversión empresarial
  • Las ventajas fiscales derivadas de las donaciones.
Entre la documentación que debes preparar está el Impuesto de Sociedades, la entrega de lo modelos anuales (IVA o 390) o la amortización de activos.

New Call-to-Action 

Suscríbete a nuestro blog y no te pierdas las novedades