<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Captio: revolucionando el business travel

informe del kilometraje 2018

Cómo debes actuar en una comida de negocios

Posteado por: Roser Regolf | 20/12/2017 | Categorias: Business traveller

Una comida de negocios puede ser una buena oportunidad para acercarse al cliente en un ambiente más relajado e informal. Las reuniones durante la comida pueden ser determinantes al momento de cerrar un acuerdo, por lo que deben adaptarse una serie de medidas.

Descarga el e-book: Guía de supervivencia para el viajero de negocios en China

comida de empresaEn los últimos tiempos las comidas de negocios se han convertido en un puente entre una empresa y los posibles clientes. Los business travels pasan la mayor parte de las comidas del viaje reunidos con partners, proveedores o futuros clientes, por lo que deben tener en cuenta diferentes aspectos importantes referentes a la forma de actuar y al protocolo:

  • Sé puntual. Si eres el anfitrión recuerda llegar al restaurante, por lo menos, con quince minutos de antelación. Este periodo de tiempo te permitirá hablar con el encargado del restaurante para comunicarle aspectos como quién debe pagar la cuenta, para asegurarte de que todo salga perfecto. Si por algún motivo es inevitable que te retrases, avisa al cliente si es necesario, y asegúrate anteriormente de que se recibirá al invitado en tu nombre.

     

  • Vístete para la ocasión. Aunque las comidas de negocios pueden presentar un ambiente más informal que las reuniones en la oficina, no hay que olvidar que nuestra vestimenta habla por sí sola de nuestra personalidad. Por este motivo, debemos escoger minuciosamente que nos pondremos para la ocasión.

    Entre los hombres suele prevalecer la indumentaria habitual de traje y corbata, y entre las mujeres destacan los trajes, tanto con falda como con pantalón, o las camisas y los vestidos. Por otro lado, hay que tener en cuenta el ambiente en el que se celebra, ya que, a pesar de que la mayoría de comidas de negocios se realizan en restaurantes de alto nivel, no es lo mismo que este se encuentre en la playa que en el centro de la ciudad.

  • Apaga el móvil o ponlo en modo vibración. Este aspecto forma parte de mantener tus modales. Igual que tu invitado verá de mala educación que pongas los codos sobre la mesa, también lo hará que estés mirando el teléfono mientras habláis. Por este motivo, la mejor opción es apagarlo o ponerlo en silencio. Si se espera alguna llamada urgente se puede optar por poner el dispositivo en vibración, de esta manera podrás percatarte de la llamada sin estar toda la comida consultando la pantalla.

  • Olvídate de las comidas copiosas, recuerda que tu principal objetivo no es celebrar un banquete, sino representar a tu empresa. Presta atención al ritmo que marca tu acompañante y no seas avaricioso pidiendo los platos más caros si eres el invitado. En referencia a la bebida lo más aconsejable sería tomar agua, pero si el otro comensal decide pedir vino y decides acompañarle, modera el consumo de alcohol. Debe tener en cuenta que unas copas más de lo que podría permitirse arruinarían la reunión y dejaría una mala imagen de la empresa.

  • comida de negocios

    La conversación debe iniciarse con un tema trivial y tras romper el hielo, ya podéis tratar la orden del día. Aunque generalmente no suele empezar a hablarse del negocio hasta después del plato principal, si el cliente inicia la conversación debe adaptarse y seguirle la corriente. Está prohibido hablar de política, sexo, religión o dinero, así que evite estos temas y evite dar su opinión si la otra persona intenta tratarlos.

  • Llega el momento de pagar la cuenta. Por una cuestión de protocolo se establece que siempre deberá pagar el anfitrión. Según los expertos en protocolo, el método de pago más utilizado es la tarjeta de crédito, ya que así se evita llevar encima billetes grandes. Des de el inicio de la reunión, o incluso de forma previa a la cita, debe dejarse claro quién va a pagar la cuenta para evitar disputas, que en algunos países se consideran de mala educación. A pesar de esto hay excepciones, sobre todo en personas más jóvenes, que omiten el protocolo y deciden pagar la cuenta a medias.

  • La forma de pagar la cuenta será un punto que, juntamente con el acompañamiento del invitado al parking, marcará el final de la reunión. En este punto de la cita ya podrás analizar si el cliente está contento o todo lo contrario. Una despedida fría supondrá, la mayor de las veces, la pérdida del negocio, mientras que un saludo cordial y cálido, asegurará un futuro cliente para tu empresa.

Protocolo en los negocios internacionales