<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=133206463822786&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

5 claves del éxito en la estrategia financiera de las grandes empresas

Gestion empresarial timer 5 min.
Mar Calvo
New Call-to-action
Descarga el e-book: Manual de bolsillo para el control financiero

¿Quieres que tu empresa alcance por fin el éxito que siempre has soñado? La clave está en llevar a cabo una buena estrategia financiera: realizar un análisis estratégico, decidir el marco temporal e invertir parte de los beneficios son algunos de los pasos a seguir.

Descarga el e-book: Manual de bolsillo para el control financiero

estrategia-empresarial-empresasPara alcanzar el éxito empresarial no basta con ofrecer un buen producto o servicio. Todas las empresas, sobre todo las de más de 150 empleados, deben contar con una potente estrategia financiera que sirva como respaldo para todas las decisiones que haya que tomar relacionadas con las finanzas.

Teniendo en cuenta esto, tan importante es la planificación como la implementación. Las claves del éxito se pueden resumir en 5 puntos.

1. Analizar la estrategia financiera en grandes empresas

Para planificar una buena estrategia financiera debes realizar antes un análisis estratégico.

Este paso es muy importante, porque no hay un único plan financiero. Aparte de estar detallado y organizado, la planificación debe hacerse de forma personalizada para que pueda cumplir con las necesidades y objetivos de cada empresa en particular.

Es por eso que tienes que tener en cuenta una serie de variables, empezando por tener claro cuál es el perfil de riesgo de tu empresa. También es importante analizar los siguientes aspectos clave:

  • Las limitaciones y recursos actuales de la empresa.
  • El circulante, es decir, la liquidez y solvencia.
  • Las previsiones del flujo de caja.
  • La rentabilidad de las inversiones.
  • El nivel de endeudamiento.
  • Las fuentes de financiación.
  • El riesgo de los créditos concedidos a los clientes.
  • Los objetivos que se pretenden alcanzar. A la hora de elaborar el listado, es fundamental que dichos objetivos sean alcanzables y medibles.
  • El marco temporal en el que se va a encuadrar dicha estrategia (hay que evitar el corto plazo). Este último punto es importante, pues las estrategias financieras difieren en función del plazo.
estrategia-empresarial-grandes-empresas

Toda esta información es más fácil de obtener cuando los datos están actualizados y la gestión, tanto financiera como documental, está digitalizadaPlataformas como Captio, te ayudarán a lograr una estrategia más eficiente para tu empresa. Los datos están categorizados de tal forma que, en cuestión de segundos y en cualquier momento, puedes controlar que los diferentes departamentos cumplan con el presupuesto asignado o hacer un estudio de todos los gastos reportados y de las formas de pago, entre otras ventajas.

2. Diseñar las estrategias financieras en función del plazo

Como decíamos, el marco temporal es una de las claves del éxito. Si tu empresa va a optar por estrategias financieras a largo plazo (lo más recomendable), debes tener en cuenta 3 aspectos: 

  • La inversión. Esta debe estar orientada a aumentar el valor de la empresa. Las estrategias pueden ser ofensivas, defensivas, de reorientación y de supervivencia. Dependiendo de la que tu empresa se haya planteado, las decisiones en inversión irán orientadas bien al crecimiento, bien a la desinversión. En el primer caso, puedes elegir entre dos tipos de crecimiento:
  1. Crecimiento interno. Puede ser, por ejemplo, ampliar el negocio porque la demanda ha aumentado y la oferta ya no es suficiente para cubrirla.

  2. Crecimiento externo. Una estrategia sería eliminar a tus competidores, por ejemplo, mediante fusiones.

Por lo que respecta a la desinversión, esta estrategia se aplica cuando la empresa solo está centrada en salir adelante. Puede ser que elija mantener los activos o vender una parte para no tener que cerrar.

  • La estructura de financiación. La estrategia adoptada para elegir la fuente de financiación adecuada debe corresponderse con el riesgo que la empresa está dispuesta a asumir.
  • La retención o reparto de utilidades. En este caso, la estrategia dependerá de variables como la posibilidad de contratar préstamos a largo plazo o de obtener más rentabilidad por los activos disponibles.

¿Qué se puede hacer a corto plazo?

 Por su parte, las estrategias financieras para el corto plazo deben centrarse en los siguientes aspectos:

  • El capital de trabajo. Es importante hallar la relación riesgo-rendimiento adecuada. Para ello hay que seguir una de las tres estrategias básicas: agresiva (riesgo alto), conservadora (riesgo bajo) e intermedia (busca un equilibrio entre liquidez y rentabilidad de los pasivos).
  • El pasivo circulante. Hablamos de la financiación corriente de una empresa. La estrategia va desde aprovecharse de los descuentos por pronto pago a acudir a una entidad financiera para solicitar un crédito.
  • Administrar de forma eficiente el efectivo de caja. Para aumentar la liquidez de la empresa es necesario llevar a cabo tres acciones fundamentales: reducir el inventario, tratar de cobrar lo antes posible y retrasar los pagos siempre y cuando eso no suponga pagar comisiones o renunciar a descuentos por pronto pago.

New Call-to-action

3. Seguir todos los pasos para implementar la estrategia financiera en grandes empresas

Una vez superado el paso de planificación, es el momento de entrar de lleno en la implementación de la estrategia financiera. Pero hay que hacerlo con cuidado, dando todos los pasos recomendables. De hecho, cuando la estrategia se lleva a cabo de forma progresiva, se obtienen mejores resultados.

No puedes olvidarte de realizar reuniones periódicas con los responsables de contabilidad y finanzas de tu empresa para asegurarte de que todo va según el plan trazado. La comunicación es muy importante, casi tanto como monitorizar si hay progresos.

4. Revisar la estrategia financiera

estrategia-empresarialLlevar a cabo la estrategia financiera de una empresa de más de 150 trabajadores no es algo que se ponga en marcha y ya. Es necesario hacer revisiones con frecuencia por si fuera necesario realizar algún ajuste. Solo así puede adaptarse a las necesidades de la compañía en tiempo real.

¿Cada cuánto hay que realizar esas revisiones? Por lo menos una vez al trimestre. Y, por supuesto, cuando se produzcan modificaciones de los objetivos marcados en la fase de planificación o haya cambios importantes en la empresa. 

5. Rentabilizar los beneficios empresariales

El último punto tiene que ver con la rentabilidad de los beneficios. Siempre puedes apartar una parte que no vayas a necesitar a corto plazo e invertirla. El Swing trading (ideal para los más conservadores), los derivados o el value investment (la estrategia que hizo triunfar a Warren Buffet) son algunas opciones. Pero en este caso, mejor acudir a los expertos.

New Call-to-action

Suscríbete a nuestro blog y no te pierdas las novedades